Como os contaba en el artículo anterior, he pasado unas semanas de baja médica. Durante estos días he pasado momentos de dolor intenso, de sufrimiento intenso y de intenso aprendizaje. En este artículo quiero contaros lo que he aprendido, así que voy a intentar nombra lo que para mí ha sido más importante:

– He aprendido que tengo que parar, escucharme y ser para mí «lo primero». Durante este tiempo he tenido que hacerlo, he tenido que ponerme primero yo, por encima de todo. Y esto significa por encima de todo y de tod@s… por encima de mi trabajo, ¡por encima de mi hijo!, por encima de ocasiones especiales… Evidentemente ha sido obligada, creo que de otra manera no lo habría hecho. Si esta situación no hubiera sido tan incapacitante para mí, no habría logrado atenderme a mí por delante de los demás. Esta «obligación» me ha llevado a darme cuenta de que en el día a día, yo era lo último en lo que pensaba y ahora quiero verme de nuevo, conectar conmigo. Creo que la mayoría de las mamás pasamos por esto. Probablemente los papás también, pero voy a hablar de nosotras. Cuando nace nuestro bebé, desaparecemos: desaparecemos como mujeres, como trabajadoras, como amigas… y un larguísimo etcétera. Desde luego todo este tiempo también ha sido un aprendizaje para mi hijo, que ha aprendido a esperarme, a que no siempre le podía coger cuando quería, a «cuidarme»… Desde hace tiempo quiero hacer un artículo sobre la importancia de la re-aparición de la mujer tras la maternidad, pero quería nombrarlo aquí, porque ha sido súper evidente para mí en esta «crisis» como pasamos a un segundo plano, como dejamos de vernos.

– Otro aspecto muy importante, es que me he dado cuenta de que si puedo acompañar a las personas a estar mejor, también puedo hacerlo conmigo misma.

– He aprendido la importancia que tiene nuestro cuerpo en nuestra vida. Para mucha gente esto puede ser evidente, pero estos días he podido sentir LA IMPORTANCIA que tiene realmente, y no solo de «boquilla». Yo soy más de trabajarme a nivel emocional, espiritual… y el cuerpo no era algo a lo que le diera importancia de verdad. Estaba ahí y ya, no necesitaba cuidarlo porque se mantenía solo. Pero, claro, ¡todo tiene un límite! El cuerpo aguanta hasta un punto y yo ya lo he sobrepasado. Me he dado cuenta de su importancia porque cuando falla el físico, todo se tambalea. Este «no poder moverme» se ha reflejado en el resto de niveles (el emocional, el mental, el relacional, el espiritual). Me he sentido llena de frustración, incapacidad, paralizada, vulnerable… a todos los niveles, del físico se extiende a todo. Cuando tienes que pedir ayuda, cuando no puedes llegar a lo más básico del día a día la cosa se complica… He sentido muy evidente la necesitad de cuidar nuestro vehículo, porque sin él, tu vida para.

– Me he dado cuenta de lo bien que se está cuando se está bien… he aprendido a valorar y AGRADECER lo bien que estoy normalmente. He sido capaz de agradecer de verdad, de corazón, las cosas más simples, como poder ponerme un calcetín, hacer la comida, ir a por algo que quiero coger… Lo más básico, de lo más básico.

– He aprendido a respetarme cuando me siento inútil (en sentido literal), cuando no puedo hacer nada, me ponga como me ponga. También ahí me quiero. Y cuando me he sentido útil por fin… ¡qué alegría!

– He aprendido (esta me ha costado) a pedir ayuda. A no sentirme mal por todo lo que tienen que hacer por mí (aunque esta diré que estoy en ello… pero por lo menos he tomado conciencia y estoy avanzando). Me ha ayudado mucho recordar que cuando yo hago algo por alguien también me siento bien.

– Uno de mis aprendizajes favoritos ha sido el poder exponer que estoy mal ¡sin que pase nada! y a recibir el apoyo de la gente que ha valorado muchísimo mi honestidad. Gracias.

– Me quedo también con que ahora soy más capaz de entender el DOLOR de la gente. Cuando alguien me contaba en una sesión que tenía dolores fuertes y continuos, podía empatizar y pensar que eran momentos complicados. Ahora mismo, lo entiendo de una manera diferente… No creo que podamos comprender como se siente alguien en esta situación, hasta que no lo vivimos.

– Algo que me ha encantado es que cuando la gente se enteraba de que todavía estaba mal, se sorprendían muchísimo y les parecía increíble. Me encanta que me veáis así: más fuerte, más capaz, más poderosa de lo que yo me veo. También he aprendido a verme mejor de lo que me veía. Gracias de nuevo.

– He podido detectar mi desconexión cuando estaba centrada en el sufrimiento y en el «porqué a mí». Esto me ha servido para investigar sobre los distintos niveles de conciencia que tenemos. ¡Tengo muchas ganas de escribir sobre esto!. Sobre los niveles de conciencia que hay, sobre como nos desconectamos y nos vamos a los más bajos, sobre cómo detectar que bajamos para frenar la caída y sobre tips para mantenernos altos. Es alucinante como podemos ir de un estado a otro, como en uno nada tiene sentido y cuando te conectas (subes de nivel) el sentido te parece evidente…

Buenos, pues para despedirme os diré que ¡VUELVO POR FIN! Con muchísimas ganas, con ilusión, con más herramientas..

¡Gracias por seguirme!

Y tú, ¿qué aprendes de lo que te pasa? Cuéntame en los comentarios.

 

Suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de todas nuestras novedades.

* indicates required
Política de privacidad *

ALTERNATIVA HOLÍSTICA usará la información que usted proporcione en este formulario para estar en contacto con usted y para enviarle actualizaciones y promociones. Por favor, acepte nuestra política de privacidad que puede encontrar en el siguiente enlace alternativaholistica.es/politica-de-privacidad/

Puede cambiar de opinión en cualquier momento haciendo clic en el enlace desuscribir que hay en el pie de página de cualquier correo electrónico que reciba de nuestra parte, o poniéndose en contacto con nosotros al info@alternativaholistica.es. Trataremos su información con respeto. Para obtener más información acerca de nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web. Al hacer clic a continuación, acepta que podamos procesar su información de acuerdo con estos términos.

We use Mailchimp as our marketing platform. By clicking below to subscribe, you acknowledge that your information will be transferred to Mailchimp for processing. Learn more about Mailchimp's privacy practices here.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies