Como padre o madre has podido observar que tus hij@s se parecen en muchas cosas a ti; no solo físicamente, sino también en la manera de ser, de actuar, de responder, de moverse… si además son mayores, puedes ver que repiten de uno de los progenitores temas de dinero, relaciones, trabajo, salud…

Y esto, ¿es casual?

En absoluto. Aprendemos lo que vemos. De los 0 a los 7 años (y por supuesto, en el vientre materno) las personas vamos adquiriendo creencias, programaciones, tendencias, acumulando experiencias… que luego vamos a reproducir continuamente en nuestra vida adulta. Es como si nuestro sistema fuera una cinta de vídeo, graba hasta los 7 años y luego se reproduce una y otra vez. A no ser, claro está, que reescribas todas esas creencias, tendencias… porque entonces es como grabar encima, lo otro ya no se ve 🙂

Los niños y niñas nacen como un lienzo en blanco. No tienen ningún tipo de filtro o resistencia integran todo; tenemos que hacerlo así, para poder adaptarnos a la vida, a la sociedad, a la familia… en la que vamos a estar. Está bien, pero tiene sus «cosillas». Ahora está muy en boga la frase: «sé lo que quieras que sean» y está muy bien, porque nuestros hijos e hijas jamás van a hacer lo que les decimos, van a hacer lo que hacemos. En una ocasión vi algo en la calle que llamó mucho mi atención: un niño pegó una patada a su hermana, entonces la madre le cogió y dándole un azote en el culo le dijo: «¡no sé pega!». Ante una incongruencia de tal tamaño ¿con qué crees que se queda el niño? También vemos a papás o mamás fumando y diciendo: «fumar es malo, no lo hagas»… Si me pongo en el lugar del peque creo que pensará: «los adultos hacen cosas que son malas para ellos, ok, registrado». Esto funciona así…

A todos nos pasa, hacemos cosas que no son lo mejor, por muchas razones, pero evidentemente yo quiero que mi hijo sea mejor que yo, mejor en todos los sentidos: que sepa vivir y disfrutar su vida, que sea feliz, respetuoso, libre, empático, inteligente, que se cuide, que se valore, que confíe e imponga su sentir cuando sea necesario, que colabore, que tenga visión a futuro, que se cree una vida maravillosa… Pero todo esto lo tiene que aprender de mí, así que lo mejor (y lo único) que yo puedo hacer, si quiero que mi hijo sea esta persona maravillosa que describo, es aprovechar para convertirte yo en ella, tendré que llegar a mi mejor versión para que el integre eso como «lo normal» y lo reproduzca en su vida. Así que piensa como quieres que sea tu hijo o tu hija con 18 años y ponte a trabajar para llegar a ser así lo antes posible. ¿Qué podrías mejorar? 🙂

La válvula de escape

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que los peques de la casa son la «válvula de escape» para la tensión. Muchos (por no decir todos) de los problemas que muestran los niños y niñas vienen de conflictos entre los adultos. Nosotros aguantamos la presión, hemos aprendido a vivir así, callamos los enfados, aguantamos el estrés, «sobrevivimos» como podemos, pero los niños y niñas no, no pueden. Si hay estrés entre la pareja, en los progenitores, y ese estrés o problemas se mantienen en el tiempo, los peques van a somatizarlo. Si uno de los padres está mal y no se resuelve (está enfermo, con relaciones difíciles en el trabajo o con la familia, si hay problemas económicos… todo) acaba siendo manifestado por un niño o niña del núcleo familiar.

Cuando un niñ@ tiene un problema, hay que mirar hacia arriba. De hecho, normalmente cuando vienen familias que quieren traer al niño o la niña a sesiones por algún problema (autoestima, alimentación, relaciones, sueño, salud…) pido al progenitor que primero haga una sesión él o ella o los dos (depende del caso). Normalmente al trabajar con los papás, el niñ@ mejora automáticamente, sol@. Hay veces que sí veo al niño o la niña, pero es lo menos habitual. También depende mucho de la edad que tenga, está claro, pero por generalizar, hasta los 8-11 años, suele resolverse a través de los padres.

Un trabajo que me encanta hacer es subrogar a la mamá o al papá en el niñ@. Esto es conectar a la mamá con el «alma», el Ser del niño, entonces comienza a sentir como él y desde ahí trabajamos más directamente con él. El resultado es alucinante, porque la terapia con niños es rapidísima y porque de pronto comprenden a su hij@ de una manera muy amplia. Todo cambia en un momento…

Los roles

Los roles son un peligro para el futuro de nuestros hijos o hijas, no debemos permitir que nadie los encasille, porque es una manera de limitarles, de no dejarles expandirse, llegar a ser.

Siempre que juzgamos lo hacemos desde nuestra propia experiencia y esto es tan limitadísimo… Así que algo maravilloso que podemos hacer es no meter en una etiqueta a los peques. Un niño puede ESTAR en un momento perezoso y en otro activo, ESTAR inteligente y despistado, ESTAR feliz y luego triste. En «Identificarte con un yo soy te limita» podéis leer un poco más sobre este tema, pero hay que entender que los niños y niñas no tienen imagen a futuro, no son capaces de abstraerse hasta ese punto, por lo que van a llegar donde sus figuras de referencia les vean, les imaginen. Al verles de una determinada manera, nos sentimos de otra y esto es lo que ellos reciben, la emoción, la sensación no las palabras.

Así que, ¿cómo quieres que sea tu o tus peques? Pues comienza desde hoy a verles así, a verles felices, plenos, libres, realizados… todos los valores que considerss como los mejores, imagínalos así, porque solo obedecen a lo que creemos (y creamos) de ellos.

Piensa en esto, no les limites con tus creencias, conviértete en tu mejor versión para que puedan hacerlo ellos también.


Os dejo este testimonio de una maravillosa familia

Suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de todas nuestras novedades.

* indicates required
Política de privacidad *

ALTERNATIVA HOLÍSTICA usará la información que usted proporcione en este formulario para estar en contacto con usted y para enviarle actualizaciones y promociones. Por favor, acepte nuestra política de privacidad que puede encontrar en el siguiente enlace alternativaholistica.es/politica-de-privacidad/

Puede cambiar de opinión en cualquier momento haciendo clic en el enlace desuscribir que hay en el pie de página de cualquier correo electrónico que reciba de nuestra parte, o poniéndose en contacto con nosotros al info@alternativaholistica.es. Trataremos su información con respeto. Para obtener más información acerca de nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web. Al hacer clic a continuación, acepta que podamos procesar su información de acuerdo con estos términos.

We use Mailchimp as our marketing platform. By clicking below to subscribe, you acknowledge that your information will be transferred to Mailchimp for processing. Learn more about Mailchimp's privacy practices here.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies