Normalmente escribo sobre temas más generales. Pero hoy quiero escribir sobre lo que sucede en las sesiones, porque me parece mágico y maravilloso, y también porque ¡quiero que llegue a más y más gente! Ahora mismo he acabado una sesión en la que he disfrutado muchísimo y voy a tratar de explicar lo que ha sucedido.

Tengo el privilegio de conocer a esta súper mujer desde hace muchos años, pero hoy la he visto más fuerte y centrada que nunca (este artículo está escrito con su consentimiento). En primer lugar hemos hecho una asesoría donde me ha contado su situación y lo que quería mejorar. Este servicio me encanta porque tenemos el tiempo suficiente para entender el proceso que está viviendo la persona, donde está “situada” en su vida, como ha llegado hasta ahí y DONDE QUIERE ESTAR. El ver este “mapa” nos permite movernos en el trabajo a realizar con mucha más facilidad y fluidez; es fundamental ubicarnos.

La conexión que se establece en la sesión entre la persona y yo es enorme. Yo la suelo notar más cuanto más centrada estoy, y siempre me apasiona. Cuando la persona lo nota también es mucho más mágico, porque tenemos las mismas sensaciones en el cuerpo, vemos la energía del mismo color, decimos a la vez las mismas palabras o expresamos el mismo sentimiento… ¡me encanta! En una ocasión, la persona que venía a la sesión estaba muy bloqueada, entonces yo me subrogué (me conecté con su alma, con su subconsciente… cada uno con sus creencias) y comencé a “ver” su vida pasar frente a mí, como si de una película se tratara. Le iba comentando los momentos de su vida que influyeron en su problema actual… fue sorprendentemente mágico porque era la primera vez que nos veíamos y yo le contaba acontecimientos de su vida que evidentemente no conocía a nivel consciente. Los resultados de la sesión alucinantes, claro… se fue respirando con normalidad y sigue haciéndolo años después de la sesión y después de años arrastrando una patología respiratoria.

Volviendo a la sesión de hoy: hemos entendido que había dos aspectos clave para trabajar, uno era la “Conexión arriba” (con su alma, el cielo, la fuente, el universo, Dios… de nuevo, cada uno con sus creencias) y la otra, una programación que arrastraba desde hace unos 15 años, que le hacía vivir unos ciclos concretos, una espiral que le llevaba a repetir siempre lo mismo en un aspecto de su vida, en un tiempo concreto.

Ha sido espectacular sentir la fuerza de la Tierra que ella tiene ¡Era la palpitación, la fuerza de un enorme caballo!, pero estaba desbocado. Y para calmar al caballo desbocado que representaba la fuerza de la Tierra, hace falta Cielo. Cuando hay tanta fuerza dentro, nuestro cuerpo va visceralmente arrastrado si no es controlado por nuestra alma. Así que hemos empezado por ahí. Casi todas las sesiones comienzan así, conectándonos, porque así todo es mucho más fácil 🙂 Lo hacemos respirando de una manera concreta, con una postura concreta… es sencillo. Una vez conectada, hemos recibido esa energía de “arriba” que nos centra, hemos necesitado un tiempito, porque la energía de Tierra era mucha… y porque a veces los caballos desbocados no quieren ser domados, porque sienten que desaparecen; hasta que entienden que quien va a dirigirles es su propia alma, entonces se calman y ceden. En equilibrio con la fuerza de la Tierra y el Cielo dentro, hemos ido a aquel momento, ese donde se instaló el programa que le hacía repetir lo mismo una y otra vez. Hemos trabajado en ese momento, en ella, en la situación… desde el momento presente, con la fuerza, energía y equilibrio de este momento, hemos modificado aquel instante, aquel recuerdo. Hacemos desde aquí, lo que no pudimos hacer entonces. Y es así como modificamos el pasado, para modificar/crear el futuro… Ha sentido una gran paz, equilibrio, calma. Todo está bien ahora y eso le LIBERA (a nivel consciente pero también a NIVEL SUBCONSCIENTE) para no tener que repetir más aquello que era.

También ha sido una sesión muy divertida. Normalmente le pido a la persona que vea los sucesos como una observadora externa (ya hemos sufrido bastante), pero además hoy ¡nos hemos reído muchísimo!. A veces pasa, y es porque necesitamos dopamina para fijar el cambio o para que a nivel físico algo se desbloquee con esa risa.

La sesión ha terminado, viendo que habrá en su futuro, poniendo en su GPS subconsciente la mejor imagen, para que ese sea su nuevo destino.

Como están las cosas fuera no es lo relevante, siguen igual que cuando vienes a la sesión, pero cuando estás totalmente centrada en ti, cuando sientes el YO SOY, haya lo que haya fuera, lo gestionas/decides fácilmente de la mejor manera para todos.

Ahora mismo, creo que esta gran mujer, puede conseguir cualquier cosa que se proponga. Tiene la fuerza de la VIDA y de su ALMA dentro, es imparable.

¡Gracias compañera!

Suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de todas nuestras novedades.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete ahora y recibe GRATIS una meditación especialmente preparada para ti

* indicates required
Política de privacidad *

You have Successfully Subscribed!