Lo que ves fuera es lo que tienes dentro. Seguro que has escuchado esto muchas veces, o tal vez: «como es adentro es afuera» o «lo que te molesta en el otro, cámbialo en ti», es la «Ley del Espejo». Explicaré un poquito sobre esto, pero hay muchísima información al respecto. Lo que me interesa en este artículo es como hacer para darle la vuelta, como creamos lo bueno dentro de nosotros para que se refleje en cosas buenas fuera.

¿No sabes qué es lo que tienes dentro? Mira fuera: ¡mira tu Facebook! Este artículo tiene su origen en él… Un día hablando con alguien me comentaba que no le gustaba esta red social porque solo había cosas malas. Esto llamó mi atención y me di cuenta de que en mi Facebook no suelen salir cosas negativas; la gente comparte frases chulas sobre la vida, sobre las relaciones, temas de espiritualidad, crecimiento personal… y es que he ido dejando de seguir a gente que solo se quejaba o ponía cosas desagradables. He puesto mi atención en lo que quiero ver y la gente que tengo ahí pone ese tipo de cosas (los que no: fuera, jejeje).

En la vida real: parecido. La gente que me rodea suele ser gente amable, agradable, simpática, empática… a los demás creo que ya ni los veo. Imagino que siempre habrá gente que habla de cosas que bajan mi energía, pero yo no lo sigo, no entro, me voy. Aún me pillo en alguna ¡claro está!, hay cosas con las que me cuesta no engancharme, pero sigo avanzando. Prefiero vivir tranquila, aporto así lo mejor de mí, me siento mucho mejor y mi vida fluye más bonita.

La proyección

La proyección psicológica es «un mecanismo de defensa por el que el sujeto atribuye a otras personas las propias virtudes o defectos, incluso sus carencias» (Wikipedia). Todo el mundo proyecta, todo el mundo, tú también. Seguro que te ha pasado alguna vez… le dices a alguien algo como: «¡no sé por qué estás tan enfadado!» y la persona te contesta que el que está enfadado eres tú, que el que está gritando eres tú… también puede ser que en algún momento le hayas dicho a alguien: «si no te gusta esto, pues me lo dices«, y la persona insiste en que sí le gusta, pero tú sigues pensando que no. Probablemente en estas situaciones estás proyectando, es decir, estás viendo en el otro lo que no quieres (o puedes) ver, sentir en ti. Así, podemos entender que lo que está pasando en un momento determinado es algo «objetivo» y no propio, creemos que todo el mundo siente lo mismo que nosotros, ve lo mismo que nosotros, entiende lo mismo que nosotros… Pero como ya sabes, no es así. Puedes echar un vistazo a los artículos sobre la realidad.

Como todo… se ve más fácil en los niños

Los niños se comportan la mayor parte del tiempo como creemos que se van a comportar. Los niños y niñas no tienen la capacidad por sí mismos de abstraerse y darse cuenta de como son, las «etiquetas» las ponemos nosotros (lamentablemente). Lo que decimos de ellos es una «profecía» que cumplirán. Lo que no nos damos cuenta es que esta influencia tan grande que tenemos sobre ellos, la tenemos también en los adultos que nos rodean.

Tal vez, por último, faltaría recordar que de los 0 a los 7 años integramos creencias (sin filtro) sobre como es la vida, como soy, que es lo que merezco, como son las relaciones de pareja, como me relaciono yo, como son los amigos, los jefes… Esta información va a guiar mi vida adulta en «automático» (a no ser que haga otra cosa, claro). Este es otro motivo por el que no vemos lo que hay, vemos lo que CREEMOS que hay. Puedes leer sobre esto aquí. Creo que todo esto influye en la Ley del Espejo.

El Espejo

«Cambia lo que te molesta en ti y cambiará fuera«. En las sesiones muchas personas me han reflejado al acabar: «no ha cambiado nada, pero todo es distinto«, y esto se debe a que el observador modifica lo observado. Las personas nos reflejan lo que sabemos, pensamos, sentimos, creemos… que pasa, que son, que van a hacer. «Proyectamos» en ellos nuestras creencias y nuestro entendimiento de la vida. Sus comportamientos sirven para «corroborar» nuestra realidad. Así que podemos vernos en ellos a nosotros mismos: cuando algo te molesta mucho en el otro, es que está mostrando una herida tuya. Un claro y sencillo ejemplo podría ser: si yo he sufrido malos tratos en el cole probablemente no soporte el bulling; si yo no soporto el egoísmo es porque lo he sufrido de alguna manera… pero va más allá. Cuando algo me hace daño fuera («esta persona no actúa bien»), debo preguntarme en qué manera yo estoy haciendo lo mismo (¿qué estoy haciendo yo mal?, ¿qué me gustaría cambiar de mi manera de actuar?).

Y ahora, ¿qué hago para mejorar mi vida?

Aprovecha cada espejo. Tendemos a repetir una y otra vez situaciones en base a nuestras creencias y tendemos también a repetir una y otra vez las relaciones pasadas. Entonces si yo tengo un problema con mi pareja: ¿qué me está reflejando?, ¿qué herida me invita a sanar esta situación?, ¿qué estoy repitiendo?, ¿qué puedo hacer distinto?. Para esto desde luego hay que dejar atrás el ego, la soberbia, el querer llevar razón, ya que todo esto solo te mantiene donde estás. Da un salto hacia arriba y siente qué es lo que te conviene: ¿prefieres tener la razón o paz en el corazón?. Si respondes la segunda, entonces sé humilde, reconoce tu dolor, reconoce que la responsabilidad (y no culpa) de las cosas también es tuya. ¿Otro te está haciendo daño? Examina qué es lo que te duele, qué herida abre. Ahora circula por internet un corto basado en el libro de «La Ley del Espejo» de Yoshinori Noguch, se llama «Soy Tú» y explica como una mujer acaba teniendo con su hijo la relación que ella tuvo con su padre, así como esa misma relación se refleja en la de su marido…

Creo que queda claro, pero lo fundamental aquí es: RESUELVE. Resuelve las heridas que están abiertas aún, resuelve la relación con tus padres, con tus hijos, con tus ex. Resuelve la culpa, el miedo, la preocupación. Cambia tu tendencia y así, cambiará tu vida. Desde Alternativa Holística acompañamos a las personas a hacer esos cambios, porque a veces los espejos deslumbran y uno solo no es capaz de ver lo que está mostrando, pero siempre, siempre muestran algo nuestro…

Una de las claves que usamos en Alternativa Holística es la gratitud; siente gratitud hacia tus espejos y todo cambia… todo se vuelve más fácil.

Y tú, ¿qué ves frente a ti?

Suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de todas nuestras novedades.

* indicates required
Política de privacidad *

ALTERNATIVA HOLÍSTICA usará la información que usted proporcione en este formulario para estar en contacto con usted y para enviarle actualizaciones y promociones. Por favor, acepte nuestra política de privacidad que puede encontrar en el siguiente enlace alternativaholistica.es/politica-de-privacidad/

Puede cambiar de opinión en cualquier momento haciendo clic en el enlace desuscribir que hay en el pie de página de cualquier correo electrónico que reciba de nuestra parte, o poniéndose en contacto con nosotros al info@alternativaholistica.es. Trataremos su información con respeto. Para obtener más información acerca de nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web. Al hacer clic a continuación, acepta que podamos procesar su información de acuerdo con estos términos.

We use Mailchimp as our marketing platform. By clicking below to subscribe, you acknowledge that your information will be transferred to Mailchimp for processing. Learn more about Mailchimp's privacy practices here.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir en Whatsapp
Alternativa Holística
Hola, en que podemos ayudarte?
Powered by